Niñas prostitutas tailandesas las mas putas del mundo

niñas prostitutas tailandesas las mas putas del mundo

Pardeando la tarde miro otra vez a Any caminando con su hermana Caro, que esta vez no trae bebé ni carriola, en mitad de la plaza como desesperada, acelerada, alterada. Suscríbete Saltillo Clasificados Comunidad. La niña del moño rojo que juega a ser prostituta en el centro de Saltillo.

Esta es la crónica de cómo una niña y sus amigas ofrecen su cuerpo por pesos en la plaza Acuña. Edgar de la Garza. Le dije que no, que ahora no, que no tenía plata, que mañana… Estaba nervioso y trasudaba. Dijo que se llamaba Any, que tenía 16 años y estaba por cumplir 17, en julio. Que sí, respondió la otra niña, la cabeza todavía recostada sobre la mesa.

Dije que no, que ahora no, que la plata, que el trabajo, que mañana Estaba asustado, sin saber qué preguntar, hecho un amasijo de nervios. Sus mofletes de niña de 16 años. Le pido que aguante siquiera a que sirvan la comida y luego se va. Any accede de mala gana. Le digo que igual un día de estos nos armamos un pachangón loco con todas las morritas. En eso a Any le ha pegado un repentino ataque de carcajadas. Ahora canta a voz en cuello una canción de banda.

La gente que va entrando a la fonda nos mira extrañada. Alguien le dio algo de tomar pa que el bebé se le viniera y se le vino. Le pregunto que si el nene era de Paco, su novio, responde que no, que era de otro muchacho. Divago sentado en una banca de la plaza, mientras me como unas pepitas. Cuando acepto la invitación, me convierto, esencialmente, en una turista del turista del sexo. Un turista por la libre que disfrute de la variedad, en teoría podría probar todos esos manjares.

Pero el bar parece ser el estilo fundamental de sexo norteamericano. En el escenario, las mujeres bailan. Digo mujeres por respeto a su experiencia de trabajo. Las que veo son adolescentes, y en los bares gay son muchachos. Cada bailarina esta junto a un poste al que acaricia mientras ejecuta algunos movimientos de baile rudimentarios. Las muchachas no son bailarinas expertas y en el transcurso de una larga noche, ponen un mínimo de energía en el baile.

Sus gestos son sugerentes, pero no sensuales, y se interpretan como sexy sólo si el observador, también él, ha aprendido el código erótico como un lenguaje ajeno al cuerpo.

Las meseras se desplazan entre las mesas y por la barra, dispuestas a recibir órdenes de bebida y ordenes de muchacha. Si consigue que el hombre le invite una bebida, el dato cuenta. Las sonrisitas y empelloncitos me remontan a las interacciones tentativas de la secundaria. Es la edad de muchas de esas muchachas; mientras que los clientes son lo bastante mayores como para ser sus tíos, padres y abuelos.

Pasuk, una socióloga tailandesa, también especula que del 6. Los intentos de resistencia son a escala mucho menor. Y el bar de muchachas Patpong Newsletter, patrocinado por Empower, todavía no ha tenido gran impacto. Hoy, los clientes de los bares son norteamericanos blancos, pero también europeos y australianos, todos fahrang extranjeros para los tailandeses. Después de hacerse los mensos con una o dos copas, un par puede llegar al acuerdo de pasar toda la noche juntos.

El acuerdo de pasar la noche con un solo hombre lo vuelve una forma de trabajo sexual comparativamente privilegiado. En el campo, hay familias enteras que se mantienen con los ingresos de una hija en Bangkok, y pueblos enteros formados por este tipo de familias.

Pero, mientras todo siga igual en Tailandia, dudo que el panorama cambie. Por mucho que diga el Gobierno. Decir que la prostitución en Tailandia es culpa de los occidentales, aunque muchos reportajes en nuestra lengua así lo dicen, es andar muy corto de miras. En la era de Ayuthaya, en pleno siglo XVII, la prostitución era legal y muchos de los burdeles los gestionaban los propios gobernantes. Cómo no, tuvieron que ser los estadounidenses y sus tropas. Hasta la década de los 60, esa parte de la costa tailandesa era un pequeño pueblo pesquero , hasta que un grupo de soldados estadounidenses vio aquello como un lugar donde pasar sus vacaciones.

En pocos años, Pattaya se convirtió en el lugar de recreo de los soldados estadounidenses que iban a la guerra de Vietnam. Los bares de neones proliferaron y las damas llegaban constantemente del noreste. Para darse un homenaje, el Siam Siam tiene una piscina de excepción , y una copa en la terraza del Hilton tiene su punto. Para cenar, aunque esté algo lejos, me encanta Mum Aroi y suelo ir varias veces al año. Mi restaurante favorito de Pattaya, aun así, es bastante nuevo y se ha vuelto tremendamente popular.

Que muchos adoran por sus chicas y otros ni se acercan por pudor. Vengas con ganas de aflojar la billetera o no. Seas hombre o mujer. Estés en la veintena o sumes seis décadas. Los que mandan siguen obcecados en negar la evidencia y en cerrar un puñado de bares para cumplir. Mientras que las ONG del lugar piden que se reconozca la prostitución desde las autoridades. Porque, vale, todo solo hay putas en Pattaya. Pero es que putas hay muchísimas. Enhorabuena por tu reportaje, en mi opinión has acertado de pleno.

He visitado en numerosas ocasiones Pattaya y paso algunos días allí en la mayoría de mis viajes al reino. Si vas por las afueras de la ciudad te encuentras con empresas y una gran actividad económica que no tiene nada que ver con el sexo. Antes era difícil ver algo que no estuviera relacionado de alguna manera con los burdeles y sus clientes.

En el 90 la isla de Ko-Larn a excepción de la playa principal estaba casi virgen y pasar unos días allí, era como estar en el paraíso, por cierto los turistas se iban a las 5 de la tarde y por las mañanas tenías la playa para ti solo. Cierto también que los tailandeses no reconocen nada que les ofenda o les moleste hasta que les explota en pleno rostro y ya no lo pueden ocultar.

Y esto se eleva a la enésima potencia en Pattaya. Ahora bien, si no lo buscas, no lo encuentras. Te vas a las playas aledañas a Pattaya, te dedicas a disfrutar de la constelación de restaurantes que ofrece la zona, buscas hoteles decentes y no te metes en lios. Aunque los cantos de sirena jeiiii, seximaaaaaaannnn son tan tentadores…. Luis, le tengo un apodo a usted El Siamés Español Pues hombre que le parece? Por que entre puritanos salvajes hediondos gritando en la calle que eres un condenado por que no aceptaste mi religión, realmente se necesita en este mundo tu escritura por que entre otras líneas disque puritanas y de salvación yo veo es el descenso al infierno y el Armagedón apocalíptico gritado a los 4 vientos y a la mierda nos vamos, y solo el que acepta esto se salva parece mas bien una señal de condenación desde el principio……….

Coño y me pongo a pensar que filosofía mas atractiva nos han enseñado desde chiquillos a aceptar, algo incuestionable para los puritanos y creyentes. Por suerte aunque me vaya mal por estos lados del mundo, no me arrepiento de cuestionar todo, pues de lo contrario estuviera gritando en la calle de que el mundo se acabara y seguramente si hubiera descubierto este sitio web, lo estuviera viendo con ojos de puritano salvaje condenador.

Este lugar se ve corruptamente maravilloso, donde los viejos se transforman en el Dios chuchok y el amigo vuela para arriba otra vez como si se tuviera 20 o 30 años de nuevo, cada vez entiendo por que veo tantos viejos en Siam, pues la vitalidad vuelve entre pastillas de fuego que para eso se necesita ganas de tomarlas también. Realmente la mujer tailandesa tiene un toque de putada muy propio no creo que sea lo mismo ir y decir que cualquier putada es igual en cualquier lado del mundo, entre precios y calidad, este pareciera ser el lugar mas placentero.

Una ciudad necesita algo mas que una simple avenida de luces rojas y Siam parece entender esto muy bien para atraer mas turistas. Creo también que cualquier mujer sea lo que sea cada una tiene una cualidad y las tailandesas tienen la suya, vengan de donde vengan.

Niñas prostitutas tailandesas las mas putas del mundo -

Las cifras que escuche en Bangkok son cuatro veces mayores, y calculan el salario mensual en la gran ciudad en una cantidad aproximadamente igual al costo de dos noches en un hotel de categoría internacional pero, por la misma razón, bastante mayor que los ingresos de costureras o trabajadoras domésticas. En pocos años, Pattaya se convirtió en el lugar de recreo de los soldados estadounidenses que prostitutas rumanas xxx prostitutas callejeras benidorm a la guerra juegos prostitutas prostitutas cristiano ronaldo Vietnam. No por nada, en gran parte de los centros de hospedaje se les menciona a los turistas, como recomendación: La gente que va entrando a la fonda nos mira extrañada. Digo aquí y ahora que la prostitución infantil aumenta a velocidad macabra, y lo hace porque queremos, porque nos servimos de esas niñas con nuestras visas oro, nuestra opulencia y nuestra indiferencia. Es la edad de muchas de esas muchachas; mientras que los clientes son lo bastante mayores como para ser sus tíos, padres y abuelos.

Niñas prostitutas tailandesas las mas putas del mundo -

Son la mafia, conocen a cada uno de los turistas que ingresan a su zona, te conocen a ti y los tailandeses que le rodean son sus soldados. Un chaval playera negra, moreno, ni alto ni chaparro, fornido, brazos rayados, ventitantos años, se acerca a la mesa y saluda Any con un gesto adusto. El acuerdo de pasar la noche con un solo hombre lo vuelve una forma de trabajo sexual comparativamente privilegiado. El podio de la discoteca Insomnia siempre se llena de mujeres con estrechos cinturones, digo pantalones, para deleitar al personal. Hablo de los Decir que la prostitución en Tailandia es culpa de los occidentales, aunque muchos reportajes en nuestra lengua así lo dicen, es andar muy corto de miras. Que muchos adoran por sus chicas y otros ni se acercan por pudor. La arena blanca y fina, cercada por innumerables palmeras, orilla un mar pasivo y transparente, plagado de diversos peces de vivos colores. MóvilMaxx, la empresa que te ayuda a ganar ingresos extra. Apenas me acuerdo de él.

0 Replies to “Niñas prostitutas tailandesas las mas putas del mundo”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *